Es una cuestión de libertad

Hace tiempo que no escribo. Entre viajes, trabajo y , por qué no decirlo, un poco de hastío, he dejado pasar las semanas sin darle a la tecla. Y mira que han pasado cosas desde el último post… De entrada, estalló el Climategate 2.0, la liberación de 5.000 correos electrónicos entre los miembros de la banda que conocemos tan bien (Jones, Mann, Trenberth, Briffa, Overpeck, Santer, y muchos otros más) confirmando que el Climategate1.0 de 2009 era sólo el aperitivo.

En un resumen muy corto, los dos Climategate vienen a decir que el calentamiento global antropogénico no se lo creen ni los que se lo inventaron; que no nos vamos a asar; que no saben predecir lo que sucederá en 5, 10, o 20 años; que mucho menos saben hacerlo en predicciones de 100 años; que los modelos climáticos son una porquería que sólo vomitan lo que los que los han programado quieren… Que nos han engañado y que nos han robado todo el dinero que se ha usado en energías verdes, en mitigar la emisión de CO2 y todas las pamplinas varias.

Cuando empecé a escribir esto me tropecé con Antonio Ruíz Elvira  en El Mundo.es, hablando de por qué llega tarde el invierno. Es un espectáculo de la desinformación. Desde que el polo norte llega hasta Siberia, hasta que el metano funde el hielo (a casi 30 grados bajo cero… – consultad la temperatura en el Polo Norte) y desviaciones de corrientes. ¿Mencionó algo de ciclos climáticos, AMO, PDO, ENSO, “blocking highs”? No claro. Alucinante.

Relacionado con esto, y para confirmación de todos aquellos que creen que este rollo del calentamiento es sólo una manera de coartar la libertad del individuo y someterlo a la dictadura de unos pocos disfrazados como estado o grupo de presión, hace dos días la policía entró en casa de un bloguero inglés y se llevó unos ordenadores y un Módem ADSL. ¿Y qué tiene que ver esto con lo que nos ocupa? os preguntaréis. Pues tiene que ver que el bloguero en cuestión, con nombre de guerra Tallbloke fue uno de los cuatro que recibió el regalo del segundo conjunto de correos que constituye el Climategate 2.0. Es para m**r y no echar gota, la policía entra en casa del mensajero y se olvida, desde 2009, de los “científicos”que nos han tomado y nos siguen tomando el pelo, porque han dilapidado miles de millones.

Ha habido muchas reacciones a este allanamiento legal, pero quiero destacar una en especial. Es un poco largo, pero merece la pena. Proviene del blog de otro inglés que se llama Black’ s Whitewash. Para los curiosos que hablen inglés les aconsejo que se den una vuelta. Es interesante porque son las opiniones de un ciudadano harto de la mentira. En su entrada “Estoy de vuelta: las cosa se ha puesto seria”, el autor escribe:

He estado liado en varias cosas durante un tiempo, pero mi indignación por los acontecimientos de hace dos días me ha arrastrado de nuevo al teclado.
A un bloguero del clima, un escéptico llamado Tallbloke le ha registrado la policía su casa. Las razones están en el post que he enlazado pero, básicamente, la policía de Norfolk obedeció al Departamento de Justicia de los Estados Unidas cuando le pidió que asaltara la casa y se llevara equipos informáticos.
La razón de esto es, sencillamente, que el blog de Tallbloke es uno en los que el hacker/chivato/ladrón (dependiendo de cómo lo veas tú) dejó un enlace a la descarga de los correos, junto con un mensaje. Su blog está alojado en wordpress y, aunque WordPress.com recibió una carta solicitando que guardasen toda la información, la Policía allanó su casa.
Pudieron hacer ésto porque la ciudadanía británica ha permitido que el último gobierno Laborista aprobase una de las legislaciones de seguridad más intervencionistas de cualquier país del mundo. El peor de los ejemplos es el Decreto de Regulación de los Poderes de Investigación (2000), que por su título parecería inocuo. Leed lo que revela el enlace y veréis que los ciudadanos británicos carecen absolutamente del derecho a impedir que Policía entre en su casa, que los sigan, que registren la información privada o a que se lleven los equipos digitales. Esto es digno de George Orwell y se ha hecho en nuestro nombre, para protegernos de la amenaza de terroristas y pedófilos, o así nos lo han vendido.
Aparte de la intrusión y de esas leyes terroríficas, el asunto es la intimidación. Y hay que preguntarse por qué ha sucedido esto, quien lo controla y por qué.
Hay también relación con la respuesta despiadada de los “creyentes” extremistas del bando calentólogo, todos aquellos que creen que nos vamos a ir al infierno en un torbellino acelerado por el metano en los próximos 20 años. Estos son simplemente malvados. No creen en la libertad de expresión. La discusión se ha terminado, la ciencia ya está establecida y los “negacionistas”, todos aquellos que se niegan a reconocer la “verdad oficial”, son sólo escoria ignorante que deberían ser encerrados o fusilados por sus ideas. Lo que asusta es que para esa gente jamás hubo discusión o debate. Tienen una visión del mundo y el secuestro que han hecho del miedo cimático les da un vehículo en que intentar conseguir su sueño de la redistribución de la riqueza, la destrucción de la democracia y el capitalismo y el retorno a una vida desprovista de tecnología.
¿Les suena familiar? Sí, es la clase de puntos de vista que mantuvieron y mantienen extremistas como los nazis y los comunistas.
Leed el post de un “calentólogo extremo” llamado Greg Laden. Aseguraos que leéis también los comentarios. Como aperitivo, aquí hay unos fragmentos de lo que opina el Sr. Laden:
“Así que, aparentemente, es normal que Tattersall (Tallbloke) y su banda de ladrones jueguen a vigilantes por su cuenta y entren sin permiso en tu ordenador o en el mío pero, cuando las autoridades que investigan un crimen con las debidas garantías procesales, aparecen para investigar sus fechorías, en ese momento es un “inglés” en su “castillo”. No sé si reírme o machacarlo, literalmente.

Nota del propietario del blog: el término usado es “go medieval”, extraído de la película Pulp Fiction y que significa reducir a pulpa a uno, destrozarle física o mentalmente. Ver aquí.

O sea que Tallbloke es, aparentemente, un “ladrón” por tener la audacia de escribir en un blog en el que alguien desconocido puso el enlace que llevó a los correos del climategate. También hemos leído que Greg Laden se está pensando en machacarle o no, como se hace en la película Pulp fiction.
¿Es este un lenguaje razonable para que lo utilice un bloguero de scienceblogs.com?
Greg apunta algunos motivos para ese extremismo fundamentalista:
“Lo siento, yo soy al que a veces se le va la olla, y me pasa cada vez más a menudo desde que tengo un hijo de dos años y del que sé que crecerá en un mundo más peligroso debido a las actividades de esos negacionistas del clima, que han retrasado los esfuerzos dedicados a resolver el problema del cambio climático.”
En un párrafo de su blog, Greg desprecia a los “negacionistas” (ya sabes, como los que niegan el Holocausto) llamándolos viejos a los que les falta un tornillo. Luego les culpa por el fracaso de la imposición de impuestos globales y leyes draconianas para que salven él y su mocoso. A esto se le llama disonancia cognitiva y es una enfermedad mental.
La razón por la cual las cosas no se han movido todo lo rápido que él desea es que, a pesar de los miles de millones en financiación, el apoyo de virtualmente todos los gobiernos del mundo y que en el COP 17 de Durban eran más de la mitad de los “delegados” para apoyar los esfuerzos de los gobiernos, los proponentes del cambio climático catastrófico simplemente no se pusieron de acuerdo. Esto, ¿es culpa de los negacionistas o la culpa de todos y cada uno de los involucrados en el proceso y en la “causa”.?
Greg dice también:
“Pienso que es un criminal por ser un negacionista. Que me denuncie”.
¿No hay por ahí nadie en su sano juicio que se preocupe de esas ideas tan sumamente extremistas, independientemente de lo que piense sobre el cambio climático causado por el hombre?. Greg Laden dice que cualquiera que no esté de acuerdo con su opinión sobre el cambio climático es un criminal. UN CRIMINAL.
Como persona juiciosa, que también tiene un niño de dos años, me siento absolutamente ultrajado de que este loco piense que mi hijo deba crecer en un mundo en el que la libertad de expresión sobre asuntos tan fundamentalmente importante como la dirección que colectivamente debe tomar nuestra civilización, está coartada. Y mi hijo crecerá porque la evidencia de esa catástrofe global y cercana no es creíble en estos momentos.
No tengo la menor intención de permitir que esto suceda. Incluso si estuviera de acuerdo con el “peor de los escenarios posibles”, condenaría este extremismo. Este esquema mental está a un pelo de apoyar la violencia y el terrorismo en nombre de “la causa”. Greg Laden y sus correligionarios son extremistas que piden abiertamente que se criminalice a los que no crean que la ciencia no es convincente.
Si leemos la definición de fascismo, ¿a qué distancia se encuentra de la posición de Laden?
Para empeorar las cosas, un prominente científico climático, Michael Mann, retuiteó el de Greg Laden anunciando su post, añadiendo algún que otro ataque de mal gusto. Nos encontramos así con un científico respetado apoyando que la libertad de expresión debe suprimirse y que la violencia física y la intimidación son permisibles. Es interesante cuando en uno de los correos del Climategate 2.0 Mann sugiere que contrataría a un detective privado para encontrar los “trapos sucios” de un escéptico que se atrevió a cuestionar sus métodos.
Sólo esto ya determina que nada es lo que parece en la ciencia del clima. Mann nos trajo el “Palo de hockey” y sacaría a la luz “trapos sucios” para proteger su gráfico. ¿Es esta una posición razonable para un científico al que, según Laden, debemos creer para guiarnos en nuestro futuro colectivo, sin más preguntas?
Independientemente de cual sea tu posición en el debate climático, que por otra parte sigue existiendo y siempre debe existir y si te queda un ápice de decencia, debes condenar la posición de Greg Laden y condenar que la Policía se lleve el equipo privado de un individuo, sin razón alguna.

Sin palabras.

Anuncios

Acerca de El Blog de Figaro

Apasionado y no sólo por la fotografía, la música, la tecnología, los ordenadores y la verdad científica sobre lo que sucede (o no) con el clima de nuestro planeta.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s